lunes, 17 de junio de 2013

Sobre la Neutralidad Tecnológica



El desarrollo del software libre ha llegado a influenciar los discursos de independencia y autonomía tecnológica en instancias gubernamentales en muchos países. Luchar por estándares abiertos para la documentación del gobiernos, usar o desarrollar software que corresponda a las necesidades económicas, políticas y culturales de una región, entre otros, han sido alimentados por la filosofía de la libertad del software. Todo esto ha hecho que gobiernos locales, regionales o nacionales impulsen políticas tecnológicas con preferencias hacia las implementaciones libres, ya que son las únicas que pueden ofrecer las ventajas de autonomía, seguridad e independencia que necesitan las políticas de los gobiernos autónomos.
Lo anterior ha pasado desde pequeños gobiernos locales europeos, pasando por gobiernos regionales como en Extremadura (España) y Buenos Aires (Argentina), hasta gobiernos enteros como el de Brasil y Venezuela, entre muchos otros ejemplos.
En este contexto las compañías que luchan contra las grasndes implementaciones del software libre, y que ven a los gobiernos como grandes clientes, han introducido el debate de la “Neutralidad Tecnológica” como cliché que sofistique los proyectos tecnológicos, pero que lleva la firme intención de evitar que gobiernos completos (independiente de su tamaño) tengan tendencias filosóficas con el software libre. Con el argumento de la Neutralidad Tecnológica se han atacado proyectos de todo tipo donde hay una clara intención política de usar tecnologías libres y autónomas; como los múltiple casos donde la CESSI Cámara de Empresas de Software y Servicios Informáticos de la Argentina, aliada de Microsoft, ha atacado proyectos que favorecen el software libre, por ejemplo en 2009 CESSI intenta impugnar una licitación del Ministerio de Educación, frente a la solicitud de equipos con Linux para entregar a las escuelas, argumentando que pedir Linux es contrario a la política de Neutralidad Tecnológica.



Es por tanto que el término de Neutralidad Tecnológica sesga la visión política y filosófica que debe adoptar un proyecto tecnológico público. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada